fbpx

Yoga para Reducir Estrés y Ansiedad

Es difícil pasar por esta vida sin vivir momentos en los que la preocupación, el estrés y la ansiedad son los protagonistas. Cuando esto sucede, nuestros patrones de pensamiento se distorsionan o nos quedamos inmóviles, dejamos de actuar.

El estrés ha sido relacionado por la ciencia con trastornos graves como la diabetes, la depresión, los problemas del corazón y trastornos autoinmunes entre otros. En los momentos estresantes entra en acción la reacción de lucha/huida haciendo que se liberen grandes cantidades de cortisol, epinefrina y norepinefrina. Al liberarse producen la ralentización del sistema digestivo y añaden factores de coagulación en sangre. Todo ello para protegernos de aquello que nos estresa. Sin embargo, no necesitamos que esto suceda porque no luchamos o huimos de un león, y por ello, si esto sucede frecuentemente debilitamos nuestro sistema inmune, agotamos los nutrientes, alteramos el equilibrio de azúcar en sangre, confundimos la mente, y envejecemos biológicamente de forma acelerada.

Durante estos periodos, no es de extrañar que algunas personas se automediquen, beban alcohol, consuman drogas, o incluso que coman en exceso alimentos poco saludables que pueden conducir a otros comportamientos adictivos. Aunque estos métodos pueden funcionar temporalmente, solo son sentimientos adormecedores y no alivian los problemas subyacentes. Para que estos problemas desaparezcan, la solución a largo plazo es una rutina de salud diaria y regular.

Hay muchas formas de aliviar los síntomas de esta ansiedad y estrés como la terapia psicológica, el arte, el ejercicio, la buena nutrición y, por supuesto, el YOGA.

Una práctica regular de yoga que incorpore las posturas correctas puede ayudar a aliviar la ansiedad y el estrés

Se sabe desde hace mucho tiempo que el yoga es un gran antídoto contra el estrés. Combina muchas técnicas populares para reducir el estrés como es el ejercicio y aprender a controlar la respiración, despejar la mente y relajar el cuerpo. A medida que el yoga se vuelve cada vez más popular, más y más personas descubren los beneficios que esta antigua práctica aporta a sus vidas estresantes. Establecer una rutina de yoga constante es la mejor manera de experimentar la diferencia que el yoga puede hacer.

El yoga implica respiración profunda, enfocándose en las posturas y por consiguiente, calmando la mente. No es escuchar el ruido exterior o competir con nadie más. El objetivo de su práctica es elegir movimientos que lo calmen, que te mantengan en el momento presente y eviten esa sensación de urgencia y apuro. Las asanas o posturas deben de ser relajantes y poco desafiantes para evitar crear más estrés.

Yo misma puedo decir por experiencia propia que es una herramienta muy PODEROSA. La sensación de control, conocimiento de uno mismo y disciplina son los ingredientes perfectos para lograr una mente en calma y con el poder de lograr lo que uno quiera.

Ejercicio

El Yoga utiliza posturas físicas para alcanzar la relajación física y mental. Hay muchos tipos de yoga: algunos son lentos y más enfocados en el estiramiento, otros son rápidos y más de entrenamiento. Si busca aliviar el estrés, ningún estilo de yoga es superior, así que elija uno que se adapte a su nivel de aptitud física y personalidad. Cualquier ejercicio ayudará a aliviar el estrés manteniendo el cuerpo sano y liberando endorfinas, hormonas naturales que lo hacen sentir mejor.

Cuando está estresada, la tensión se almacena en el cuerpo, lo que lo hace sentir agobio corporlar y, a menudo, dolor. El estiramiento del yoga libera la tensión de las áreas problemáticas, incluidas las caderas y los hombros. El alivio del dolor lumbar es otro beneficio común.

Control de la respiración

Pranayama, o trabajo de respiración, es una parte importante de cualquier práctica de yoga y se traduce bien en la vida fuera de la esterilla. Como mínimo, el yoga aumenta la conciencia de la respiración como una herramienta para relajar el cuerpo. Aunque respirar es un acto involuntario (tienes que seguir haciéndolo para mantenerte vivo), puedes optar por regular la respiración. El solo hecho de aprender a respirar profundamente y darse cuenta de que esta puede ser una forma rápida de combatir situaciones estresantes es increíblemente efectivo.

Meditación

Nuestras mentes están constantemente activas, corriendo de un pensamiento a otro, dando vueltas a posibles escenarios para el futuro, insistiendo en incidentes del pasado. Todo este trabajo mental es agotador y estresante.

El yoga ofrece varias técnicas para domesticar la mente del mono. Uno es el trabajo de respiración, como se describió anteriormente. Cada respiración está indisolublemente ligada al momento presente; no estás respirando en el pasado o el futuro, sino solo ahora. Centrarse en cada inhalación y exhalación excluyendo otros pensamientos es una forma de despejar la mente. También es una técnica básica de meditación. Además, la realización de posturas de yoga o asanas también actúa como una forma de meditación. Las poses son tan físicas y deben hacerse con tal concentración, que todos los demás pensamientos y preocupaciones se dejan de lado, lo que le da a tu cerebro un descanso muy necesario.

Finalmente, la meditación en sí es un ejercicio mental muy potente para poder aprender a controlar nuestras emociones y pensamientos.

 

Relajación

Cada sesión de yoga termina con cinco a diez minutos relajándose en la postura del cadáver: savasana. Si bien esta relajación forzada puede ser difícil al principio, con el tiempo sirve para lograr una liberación total tanto para el cuerpo como para la mente. Savasana te devuelve al mundo sintiéndote renovado y equipado con las herramientas para combatir el estrés en tu vida diaria. Yoga Nidra es una práctica que ofrece una oportunidad para un período de relajación más largo y profundo y una introducción a la meditación, que también puede ser un gran reductor del estrés.

Sígueme en mis redes sociales y no te pierdas nada

× ¿Tienes dudas?