fbpx

Herramientas para el Estrés

Llegado a este punto creo que ya sabes lo que es el Estrés y cómo nos afecta, pero déjame que te refresque un poco la memoria.
Se considera estrés al mecanismo que se pone en marcha cuando una persona se ve envuelta por un exceso de situaciones que superan sus recursos. Por lo tanto, se ven superados para tratar de cumplir con las demandas que se le exigen para superarlas. En estos casos, el individuo experimenta una sobrecarga que puede influir en el bienestar tanto físico como psicológico y personal.

Las causas que pueden ocasionar el estrés son muchas, pero el estrés no tiene por qué ser malo, también hay estrés positivo. En estas circunstancias el estrés actúa como un proceso general de adaptación de los individuos al medio. Por ejemplo, el estrés puede aparecer cuando alguien tiene frío tensando los músculos para producir calor, cuando se produce un esfuerzo para hacer la digestión o cuando alguien se duerme menos para estudiar.

El estrés no es algo negativo sino algo necesario para la vida. Las adversidades y las situaciones cotidianas o laborales nos hacen activar el estrés sin necesidad de que nuestra vida corra peligro. Esto lo hace nuestro cuerpo para que podamos reaccionar rápido y con mayor fuerza a situaciones que normalmente están por encima de nuestras posibilidades o bien físicamente o bien, tenemos carencia de recursos (séase tiempo) para lidiar con esa situación. Así pues, un poco de estrés nos permite rendir mejor y ser más resolutivos.
El problema lo tenemos cuando el estrés se convierte en algo habitual en nuestras vidas y los niveles son altos. En ese caso empezamos a tener síntomas bastante incómodos que nos muestra nuestro cuerpo para avisarnos de que algo no va bien.

Síntomas

Cuando llevamos mucho tiempo estrasados podemos llegar a tener síntomas tanto físicos, como psicológicos y emocionales. Muchas veces los afectados no relacionan los signos con el propio estrés y este suele ser el principal problemas.

Dolor de cabeza: es un síntoma muy frecuente. El más común es el dolor de cabeza tensional
que sucede por la tensión muscular que ponemos sobre la cabeza, la mandíbula y el cuello generada por el estrés o la ansiedad de forma habitual.

Mala memoria: Podemos empezar a olvidar cosas pequeñas porque no dejamos de pensar en los problemas que nos atormentan.

Diarrea o estreñimiento.

Falta de energía o de concentración: si nos centramos tanto en lo que nos está creando el estrés nos cuesta prestar atención al resto de cosas, perdiendo parte de la concentración.

Cambios de la conducta: podemos pasar de estar bien a mal, tristes o enfadados en unos segundos.

Ansiedad: cuando pasamos mucho tiempo estresados podemos pasar a estar ansiosos por la constante tensión en la que vivimos.

Cambios en el peso: puede que empieces a comer mucho o todo lo contrario. Cuando una persona está estresada tiende a cambiar sus hábitos alimenticios.

Cansancio constante y prolongado.

Insomnio o sueño poco profundo: la dificultad para conciliar el sueño es una causa frecuente de estrés, afectando tanto a la cantidad como a la calidad del sueño.

Causas

Las causas del estrés pueden ser diferentes de una situación a otra. Además, las causas del estrés también pueden variar de una persona a otra. Por lo tanto, al ser tan dinámicas es difícil identificar cuáles son exactamente las causas del estrés.

Vamos a ver algunos ejemplos de causas de estrés:

Aumento de la carga de trabajo
Renovar o cambio de casa
Fallecimiento de un ser querido
Separación de pareja
Enfermedad de un ser querido
Demasiadas cosas a hacer en el día
Falta de tiempo para ti misma
Llegada de un bebé
Despido

Hay múltiples causas que pueden estar provocándote estrés, pero debes de dedicarte tiempo para entender qué es exactamente lo que no te deja ser feliz.

Herramientas Yoguicas

Ya has podido disfrutar de una clase muy sencilla y relanjante de Yoga que puede ser tu inicio para una vida más saludable. Ahora vas a aprender un ejercicio de respiración muy útil para calmar la mente en momentos de estrés y ansiedad. Además, te dejo una meditación perfecta para reducir el estrés. Usa estas herramientas siempre que necesites un empujoncito para sentirte mejor.

Sígueme en mis redes sociales y no te pierdas nada

× ¿Tienes dudas?